Galer铆a

Cuando todas las cosas reposan

F E L I P E  F L O R E Z

Agosto 20 a septiembre 24 de 2016

Inauguración agosto 24 – 4 pm.

Felipe2

La impronta conceptual y formal de las propuestas desarrolladas por Felipe Flórez, radica en la confluencia entre el Arte, el Conocimiento teórico y la Experiencia empírica. Las estrategias metodológicas aplicadas en los procesos educativos de formación básica y media, particularmente lo concerniente a conocimientos científicos, en algunos casos, en otros a las noticias registradas por los medios de comunicación, se constituyen en la fuente primaria para indagar con rigor y encontrar hoy fragilidades tanto en el discurso como en la forma de operar.

En la contemporaneidad, los saberes no pueden constituirse en dogmas, entre lo fluido y lo espeso hay valores que merecen atención. La realidad ya no se entiende en un solo sentido, estamos invadidos de múltiples voces que han dado pie a nuevas interpretaciones. En la actualidad, al menos en nuestro medio, las dinámicas de las transformaciones sociales se desenvuelven de un modo diferente; el centro se ha expandido a la periferia y, a su vez, la periferia se ha volcado al centro. La tecnología está al alcance de cualquier persona. Todos nos sentimos reporteros y algunos son reconocidos como tales.

A veces, la curiosidad por saber de asuntos científicos e históricos ponen a Felipe en contacto con libros y periódicos, ubicándolo en un contexto temporal que expande acontecimientos al margen. El punto de partida ya no interesa tanto como aquellos sucesos paralelos desplegados en la lectura. Se trata de artículos y noticias que refieren acontecimientos un tanto misteriosos, insignificantes e inconexos, con un sabor tan amargo que evidencian la condición de algunos seres humanos por sobresalir sin que importen las consecuencias en relaciones basadas en el interés y el triunfalismo. Así, va acumulando diferentes historias que se constituyen en los detonantes cuando despliega los datos y cruza la información para trasladarse más allá de la hipótesis que advierte el medio de información y propone un nuevo sentido a los objetos, a las cosas que allí reposan. La estrategia planteada se emparenta mucho con el proceder de los escritores en el sentido de comprometerse con la investigación de acontecimientos reales para luego hacer de estos una ficción en la narrativa. En esta dirección genera “estructuras que desbordan la narrativa que les da origen”.

A continuación citaré algunos enunciados que detonaron las propuestas realizadas en su proceso de formación[1] anticipando el uso y aplicación de estrategias para divagar y generar desconcierto en sus proyectos posteriores: 1. Supuestos descubrimientos científicos fueron desvirtuados confirmando un fraude -Derivas botánicas, 2009-. Antiguos libros de texto, compendios enciclopédicos cuyos contenidos aún se toman como “portadores de una verdad” transmitida de generación en generación -Árbol del conocimiento, 2009-. Asimilación de la realidad como un desplazamiento físico y mental que valida lo que se da entre los estados intermedios –Materia oscura, 2009-. Diferentes saberes, cada uno a su manera, exponen sus argumentos frente a un mismo problema, planteando otros puntos de vista –Cuatro métodos, 2010-. Accidentes ocasionados por fenómenos naturales o por fallas técnicas, dan al traste con proyectos científicos -Que parezca un accidente, 2014-.

Felipe rastrea objetos, cosas en lo intangible de las lecturas y “pone en cuestión la veracidad de lo observado y su relevancia dentro de la experiencia directa con la realidad.” Identifica pues sucesos cuyos hechos se han falseado en la narración, “explora especulativamente el mundo” en los soportes que contienen la información, algunas veces narrada por personas ajenas o no especializadas en el tema, otras, donde los procesos de recolección de datos son alterados por manipuladores expertos con ánimo de reconocimiento científico.

Una campaña de expectativa publicada por el M19,[2] como antesala a la toma del Concejo de Bogotá y el robo de la espada de Bolívar, le permitió identificar las siguientes crónicas paralelas que son las que dan origen a Cuando todas las cosas reposan -2016-. Veamos algunos fragmentos de estas historias:

“Enfermos, desanimados y acaso presintiendo la muerte, pasaron la última noche de su vida los dos alpinistas perdidos en la Sierra Nevada del Cocuy.

Las líneas finales de un diario escrito por el inglés en una carpa que ayer se halló sepultada un metro bajo el hielo parece resumir toda la tragedia de los dos jóvenes antes del 22 de noviembre, día en que sufrieron un accidente que les quitó la vida.”[3]

“Un curioso lío se formó en una funeraria cuando la persona que figuraba como muerta en una de las salas de velación apareció viva, con sus documentos de identidad en la mano, y una señora reconoció en el cadáver a uno de sus hijos.”[4]

“Reconstrucción total y minuciosa de la cabeza del hombre descuartizado y enmaletado enviado a Cali en octubre del año pasado fue terminada por el laboratorio de la División de Orden Público del DAS, con base en análisis hechos por los expertos forenses para lograr la identificación de la víctima y esclarecer el misterioso y embrollado enigma policíaco.”[5]

“Cerca a la osamenta fueron hallados varios objetos que pueden ayudar al esclarecimiento de lo que parece ser un crimen horrendo. A pocos metros fueron halladas unas gafas Rayvan, un encendedor y una correa, además de dos frascos que contenían medicinas y un líquido blanco que no ha sido identificado hasta el momento.”[6]

Felipe1

Este punto de partida demanda estar en otra parte, en “algo” que revive la experiencia con el arte, dice Felipe. En este caso, actúa como un investigador forense que indaga relatos de manera paralela. La diferencia estriba en que el forense debe resolver cada caso a partir de objetos tangibles, de pistas acumuladas; consultando la fuente directa en el sitio de los acontecimientos, confronta la información allegada desde el punto de vista científico y saca conclusiones.

En contraposición al forense, a Felipe no le interesa comprobar nada, no busca enunciar la verdad si no darle un sentido al universo mediante la puesta en escena de nuevas cosmovisiones. Él se queda con los discursos aportados en los diferentes medios de información, establece conectores entre las crónicas y los documentos, no importando sus disciplinas o saberes, y disecciona, desbarata la percepción real sin preguntarse por la veracidad de lo escrito. Tampoco busca un destino, pero sí busca nuevas experiencias estéticas; en este sentido escoge y despliega sin jerarquías, de manera plana, en sentido horizontal y diluido más que vertical y concentrado.

Su objetivo es generar estrategias y procesos que le permitan “entenderse mejor” al tomar decisiones que devienen un pensamiento más eficiente, cuando define nuevas percepciones poéticas y nuevas formas e imágenes que surgen de su imaginación y cuando las hace tangibles a través de procedimientos técnicos propios de la escultura y el dibujo. La formalización se activa ahora, en consonancia con el sistema propio que suscitan los objetos en la narrativa y la construcción simbólica del acontecimiento, también por la esencia misma de la composición orgánica de los materiales. En una especie de “alquimia renovada”, Felipe Flórez de-construye mitos y creencias para dar forma plástica a su visión del mundo, ubicándonos en la incertidumbre, en el filo de la navaja. Cada objeto nuevo contiene el eco de un pasado atrapado en el gesto de hoy.

ARMANDO MONTOYA LÓPEZ

Docente Titular
Facultad de Artes
Universidad de Antioquia


[1] Durante los años 2005 a 2011, realiza estudios en Artes Plásticas en la Facultad de Artes de la Universidad de Antioquia. Medellín, Colombia.

[2] “Parásitos… gusanos? Espere M19”. Campaña de expectativa aparecida en: El Tiempo, enero 15 de 1974, p. 2-C y en enero 16 del mismo año, p. última C.

[3] “Diario de alpinistas (I): Enfermos presentían la muerte”. En: El Tiempo, enero 15 de 1974, p. 1

[4] “Muerto sin nombre apareció en Bogotá”. En :El Tiempo, enero 15 de 1974, p. 2-A

[5] “Culmina la reconstrucción del rostro del enmaletado”.  En: El Tiempo, enero 15 de 1974, p. 12-C

[6] “Otro hallazgo macabro en la carretera a oriente”. En: El Tiempo, enero 15 de 1974, p. 12-C

 

Nueva sede:
Art Laboratorio
 (km 4 vía Llanogrande - Rionegro, diagonal a "Tierragro" - Tel 5373655). 

More in this category: La Tienda »